Ir al contenido principal

Pizarnik y la habitación propia

Pizarnik Los diarios de Alejandra Pizarnik son alucinantes, entre otras mil cuestiones nos muestran como una de las mentes más lucidas del siglo XX sufría entre fármacos y diagnosticos imprerfectos. Cristina Peña, una de sus biografas, afirma que:  "Pizarnik tomaba pastillas para todo, para dormir, para despertarse. A partir de cierto momento de su vida, ella es un coctel viviente y, evidentemente, hay un deterioro que se va profundizando." En 1959 la poeta argentina escribio en su diario: " recién termine de leer Un cuarto propio ( Una habitación propia , en la traducción castiza) de Virginia Woolf [...] VW es sencillamente adorable. Pero la siento un poco vieja, como del siglo pasado. Estuve pensando sobre las 500 libras al año y el cuarto propio. Yo tengo un cuarto propio, no tengo dificultades economicas apremiantes, gozo de libertad para ir a donde yo quiera. No obstante, soy el ser menos libre. " Y es que en la sencilla ecuación que planteaba la Woolf, faltab

Alicia

"'Todos los usos de la palabra para todos' me parece un lema bueno y con agradable sonido democrático. No para que todos sean artistas, sino para que nadie sea esclavo." Gramática de la Fantasía. Gianni Rodari 



Aprovechando lo maravillosamente cómodo que es comprar libros de segundo mano en la red, me he hecho, entre otros, con un ejemplar de páginas amarillentas de Alicia en el país de las maravillas, por sólo un euro, si esto no es una maravilla... En el lote, además de dos ya clásicas obras de Virginia añadí un sencillo cuento infantil que a Zoe le ha encantado (por otro euro) Y así, además del nuevo-viejo cuento, le voy leyendo fragmentos de Alicia y lo vamos disfrutando los dos, porque he de decir que yo tampoco me lo había leído. 

 "La cosa no tenía nada de muy especial; pero tampoco le pareció a Alicia que tuviera nada de muy extraño que el conejo se dijera en voz alta `!Ay! !Ay! !Dios mío! !Qué tarde voy a llegar!´ (cuando lo pensó más tarde, decidió que, ciertamente, le debía haber llamado mucho la atención, mas en aquel momento todo le pareció de lo más natural); pero cuando vio que el conejo se sacaba, además, un reloj de bolsillo del chaleco, miraba la hora y luego se echaba a correr muy apresurado, Alicia se puso de pie de un brinco al darse cuenta repentinamente de que nunca había visto un conejo con chaleco y aún menos con un reloj de bolsillo. Y ardiendo de curiosidad, se puso a correr en pos del conejo a través de la pradera, justo para ver como se colaba raudo por una madriguera que se abría al pie del seto. Un momento después, Alicia también desapareció por la madriguera, sin pararse a pensar cómo se las iba a arreglar para salir después."

 ************************************ 

 "`!Curiorífico, rarífico!', exclamó Alicia (que estaba tan sorprendida que por el momento ya no sabía ni siquiera hablar correctamente el idioma) `!Ahora me estoy estirando como el telescopio más grande del mundo! !Adiós, pies!´,gritó, pues al mirar hacia abajo y buscarse los pies con la mirada, se estaban alejando tan rápidamente que parecía como si los fuese a perder de vista de un momento a otro. `!Ay, pobres, piececitos míos! !Quién os pondrá ahora las medias y los zapatos! !Yo, desde luego, ya no podré hacerlo! !Voy a estar demasiado lejos para preocuparme de vosotros! !Tendréis que arreglároslas por vuestra cuenta como mejor podáis!´... `ahora que más vale que me ocupe de ellos de alguna manera´, pensó Alicia, `o de lo contrario !a lo mejor les de por no andar hacia donde yo quiera! Vamos a ver: les regalaré un par de botas nuevas todas las Navidades.´"

Comentarios

Entradas populares de este blog

El chico de las musarañas

El pasado mes de mayo se entregaron los Premios de la Federación Madrileña de Salud Mental  y adivinad quién fue uno de los finalistas de esta octava edición ... Si alguien quiere leer mi relato, porfa que lo diga en comentarios.

Una de podcasts chulos

Llevaba unos días sin dejarme caer por aquí, pero hoy que el día está frío y ventoso, me apetecía hablaros de un par, en el sentido más amplio de la palabra, de podcasts que me encantan. Imagino que algunos ya los conoceréis, pero igual os doy una idea para escuchar algo interesante mientras plancháis, recogéis los platos o os dais un paseíto. El primero es Participantes para un delirio de Coco Dávez , pintora y excelente comunicadora, vamos una joyita de persona. El rollo es un poco parecido a El sentido de la birra , de Ricardo Moya que seguro que tod@s conoceréis. De este no os voy a hablar demasiado pero si hay alguién que aún no lo conoce ya está corriendo:-) De este estilo me encanta, también, el de Roberto Mtz . Luego, ya más modestos, pero igualmente interesantes estarían,  Inculturetas del gran Adrián , los Amigos treintones de Gustavo Lara y su carnal Gil , Viviendo y creando nuevos horizontes y Entre libros, mate y café  en los que he tenido el honor y la suerte de po

Si te vas

Si te vas por la vereda de la puerta de atrás y  me gritas: So payaso,  no me lo creo… Te veo salir  me dejas paralizado, como en Stand by .