Ir al contenido principal

Pizarnik y la habitación propia

Pizarnik Los diarios de Alejandra Pizarnik son alucinantes, entre otras mil cuestiones nos muestran como una de las mentes más lucidas del siglo XX sufría entre fármacos y diagnosticos imprerfectos. Cristina Peña, una de sus biografas, afirma que:  "Pizarnik tomaba pastillas para todo, para dormir, para despertarse. A partir de cierto momento de su vida, ella es un coctel viviente y, evidentemente, hay un deterioro que se va profundizando." En 1959 la poeta argentina escribio en su diario: " recién termine de leer Un cuarto propio ( Una habitación propia , en la traducción castiza) de Virginia Woolf [...] VW es sencillamente adorable. Pero la siento un poco vieja, como del siglo pasado. Estuve pensando sobre las 500 libras al año y el cuarto propio. Yo tengo un cuarto propio, no tengo dificultades economicas apremiantes, gozo de libertad para ir a donde yo quiera. No obstante, soy el ser menos libre. " Y es que en la sencilla ecuación que planteaba la Woolf, faltab

Felices

"Apuré el chinchón de un trago, por el culo del vaso dibujé una silueta." Anoche, ya cansados, mientras ganaban otra Copa de Europa y alguna gente festejaba, trataba de hablarte de Albert Pla, no sé por qué. Es interesante escucharle, a veces se hace el loco, como en La Resistencia o con Buenafuente (tras su primera intervención no le volvieron a llevar.) Andreu es enrollado pero en la tele esas cosas no se pueden hacer.

Ahora Spotify me lleva a Conil, a la ciudad del viento, a los cantautores... Hace un par de años Monedero invitó a Luis Ramiro a su programa y le soltó algo así como: "¿a ti qué te pasa, que no te han pasado más cosas en la vida, ¿solo te has enamorado?". Luis aguanto el tipo como pudo. Ramiro es un artesano de la canción, va a su bola, no se desvía de su camino: hace crowdfunding para publicar sus discos, sigue tocando en pequeñas salas o en sitios míticos como Galileo.


Ahora en una de mis playlist de andar por casa, suena Si Nos Dejáis con la voz áspera de Rosendo. Tocaron anoche en las fiestas del barrio, con Debruces abriendo fuego. "Salta, brinca, baila pogo, que pueblo más guay." Mientras en París los hooligans la liaban parda y en la radio hacían patriotismo futbolero: "todos marcados a fuego como dóciles corderos.

Esto se parece demasiado a un ejercicio juntaletras que propuse hace unos meses. Improvisar con el modo aleatorio de Spotify. Ahora toca Ismael se pasea por su infancia, donde se dejó "olvidadas las chapas en algún charco."¿Quién no quiere, a veces, volver a la infancia? Yo vuelvo todos los días, tengo quien me lleva por esos caminos, de la mano, me dice: "papá, no tengas miedo, disfruta" 

Nachín nos canta por enésima vez, la partida de su padre, con esa crudeza tan suya, y yo, me repito, que es lo que mejor hago. 

Desde que llegaste casi todos mis párrafos acaban en ti. Felices.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El chico de las musarañas

El pasado mes de mayo se entregaron los Premios de la Federación Madrileña de Salud Mental  y adivinad quién fue uno de los finalistas de esta octava edición ... Si alguien quiere leer mi relato, porfa que lo diga en comentarios.

Una de podcasts chulos

Llevaba unos días sin dejarme caer por aquí, pero hoy que el día está frío y ventoso, me apetecía hablaros de un par, en el sentido más amplio de la palabra, de podcasts que me encantan. Imagino que algunos ya los conoceréis, pero igual os doy una idea para escuchar algo interesante mientras plancháis, recogéis los platos o os dais un paseíto. El primero es Participantes para un delirio de Coco Dávez , pintora y excelente comunicadora, vamos una joyita de persona. El rollo es un poco parecido a El sentido de la birra , de Ricardo Moya que seguro que tod@s conoceréis. De este no os voy a hablar demasiado pero si hay alguién que aún no lo conoce ya está corriendo:-) De este estilo me encanta, también, el de Roberto Mtz . Luego, ya más modestos, pero igualmente interesantes estarían,  Inculturetas del gran Adrián , los Amigos treintones de Gustavo Lara y su carnal Gil , Viviendo y creando nuevos horizontes y Entre libros, mate y café  en los que he tenido el honor y la suerte de po

Si te vas

Si te vas por la vereda de la puerta de atrás y  me gritas: So payaso,  no me lo creo… Te veo salir  me dejas paralizado, como en Stand by .