Ir al contenido principal

Pizarnik y la habitación propia

Pizarnik Los diarios de Alejandra Pizarnik son alucinantes, entre otras mil cuestiones nos muestran como una de las mentes más lucidas del siglo XX sufría entre fármacos y diagnosticos imprerfectos. Cristina Peña, una de sus biografas, afirma que:  "Pizarnik tomaba pastillas para todo, para dormir, para despertarse. A partir de cierto momento de su vida, ella es un coctel viviente y, evidentemente, hay un deterioro que se va profundizando." En 1959 la poeta argentina escribio en su diario: " recién termine de leer Un cuarto propio ( Una habitación propia , en la traducción castiza) de Virginia Woolf [...] VW es sencillamente adorable. Pero la siento un poco vieja, como del siglo pasado. Estuve pensando sobre las 500 libras al año y el cuarto propio. Yo tengo un cuarto propio, no tengo dificultades economicas apremiantes, gozo de libertad para ir a donde yo quiera. No obstante, soy el ser menos libre. " Y es que en la sencilla ecuación que planteaba la Woolf, faltab

Mientras No Escribo

Voy paladeando esta etapa más sosegada para tratar de seguir aprendiendo, no se me ocurre nada mejor que hacer. Total que no me he podido resistir y además del taller del que os hablaba el otro día me he apuntado al Club de Escritura de Mientras No Escribo. Y sin salir de Valdetorres, ¿no es fantástico? Que no digo yo que un día no me importaría que alguien me invitase a cruzar el charco, yo sólo lo dejo caer. 


Lo regentan Nico y Aniko Villalba con tino y profesionalidad. Se ve que les sobra tiempo y además de hacer mil cosas ahora les ha dado por esto y luego dicen que procrastinan, quien pudiera. Yo que cuando hago tres cosas a la vez entro en pánico.

De la manga, decía, se han sacado esta bonita comunidad , un lugar para compartir experiencias. Como dice mi hermana Valle, esa hermana mayor que todo el mundo sueña con tener y yo tuve la suerte de que cuando nací, ella ya andaba por casa: Compartir es vivir. Y es que esto de escribir tiende a ser muy solitario y si no estás espabilado puede que te lo creas y se te ponga cara de cultureta estreñido. Lleva apenas dos días en el aire, pero se intuye que va a ser un lugar muy acogedor e igual parece una tontería pero anima a soltar la cuerda y dejar volar las palabras. En definitiva, un espacio copado (ya hasta me atrevo con los argentinismos), una comunidad pequeñita pero firme.

Y aunque no sea un taller, también lanzan alguna consigna. Para abrir boca, algo sencillo, una no presentación: "contanos quién no sos. Descubramos, por opuestos, quién te pensás que sos". Pero con total libertad, para Aniko, las indicaciones para los ejercicios son meros puntapiés, simples empujones para que nos lancemos a escribir, sin pretensiones, sin pensar en el resultado. en definitiva, disfrutar o mejor aún, jugar. El mantra es: "no queremos que el texto sea perfecto, queremos que exista."

Y por fin, ahí va mi no presentación, escrita casi de un tirón:

El otro día me propusieron una entrevista para hacer promo de mi último lanzamiento, me lo dejo caer mi agente. Así como es él, sin darle importancia, envuelta la encerrona entre miles de palabras absurdas sin importancia. Incluso sacó su repertorio motivacional, a veces se cree que es mi coach y eso me repatea.

Claro estoy mintiendo, no tengo agente, ni siquiera he publicado nunca. Soy un mentiroso, engreído y un tanto fanfarrón. Me gusta tirarme el rollo. O estaré mintiendo otra vez. Un poco mentiroso sí que soy, por lo veo (o leo.)

Mi madre dice que de niño no era malo, que me portaba bien. Que no era envidioso, que hasta compartía los juguetes con los otros niños del descampado donde pasábamos las tardes eternas de verano. ¿Será cierto?, o tan sólo amor de madre. Además la pobre tuvo muchos hijos, creo que catorce y claro mezcla las cosas.

Lo que no tengo es mucha memoria, eso está claro. Guapo no soy, alto sí, en el cole me llamaban jirafa, bueno y “maldito chivato cabezón”, pero ese es otro tema.

Mi hija me comenta que le gustó más cuando voy de papá divertido, enrrollado que cuando me pongo en plan adulto serio. Que no doy el perfil. Dicen que los niños y los borrachos dicen siempre la verdad, así que…

Mi mujer, en cambio dice que no soy tan divertido, más bien un poco cansino. Y suele ser bastante sincera. Su amante ha preferido no opinar al respecto.Así que diría que no soy un tipo demasiado ambicioso, tampoco constante, que no fui de los que maduran pronto, más bien de los de adolescencia casi eterna. Pero tampoco fui un vividor, el barrio me mantuvo siempre con los pies en el suelo. No soy buen nadador. A veces soy rancio, algunas otras veces, puedo llegar a ser hasta simpático. No soy guapo, ni elegante, pero sí puedo decir que me voy conociendo bastante bien y que trato de no ser un capullo y cuidar a los que me quieren.

Luego ya tú saca tus propias conclusiones, ya te decía al principio que igual soy un poco mentiroso, así que no te fíes de la cara de buen chico.

Si os apetece echarle un vistazo, no dudéis en pasaros por aquí.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El chico de las musarañas

El pasado mes de mayo se entregaron los Premios de la Federación Madrileña de Salud Mental  y adivinad quién fue uno de los finalistas de esta octava edición ... Si alguien quiere leer mi relato, porfa que lo diga en comentarios.

Una de podcasts chulos

Llevaba unos días sin dejarme caer por aquí, pero hoy que el día está frío y ventoso, me apetecía hablaros de un par, en el sentido más amplio de la palabra, de podcasts que me encantan. Imagino que algunos ya los conoceréis, pero igual os doy una idea para escuchar algo interesante mientras plancháis, recogéis los platos o os dais un paseíto. El primero es Participantes para un delirio de Coco Dávez , pintora y excelente comunicadora, vamos una joyita de persona. El rollo es un poco parecido a El sentido de la birra , de Ricardo Moya que seguro que tod@s conoceréis. De este no os voy a hablar demasiado pero si hay alguién que aún no lo conoce ya está corriendo:-) De este estilo me encanta, también, el de Roberto Mtz . Luego, ya más modestos, pero igualmente interesantes estarían,  Inculturetas del gran Adrián , los Amigos treintones de Gustavo Lara y su carnal Gil , Viviendo y creando nuevos horizontes y Entre libros, mate y café  en los que he tenido el honor y la suerte de po

Si te vas

Si te vas por la vereda de la puerta de atrás y  me gritas: So payaso,  no me lo creo… Te veo salir  me dejas paralizado, como en Stand by .