Ir al contenido principal

Pizarnik y la habitación propia

Pizarnik Los diarios de Alejandra Pizarnik son alucinantes, entre otras mil cuestiones nos muestran como una de las mentes más lucidas del siglo XX sufría entre fármacos y diagnosticos imprerfectos. Cristina Peña, una de sus biografas, afirma que:  "Pizarnik tomaba pastillas para todo, para dormir, para despertarse. A partir de cierto momento de su vida, ella es un coctel viviente y, evidentemente, hay un deterioro que se va profundizando." En 1959 la poeta argentina escribio en su diario: " recién termine de leer Un cuarto propio ( Una habitación propia , en la traducción castiza) de Virginia Woolf [...] VW es sencillamente adorable. Pero la siento un poco vieja, como del siglo pasado. Estuve pensando sobre las 500 libras al año y el cuarto propio. Yo tengo un cuarto propio, no tengo dificultades economicas apremiantes, gozo de libertad para ir a donde yo quiera. No obstante, soy el ser menos libre. " Y es que en la sencilla ecuación que planteaba la Woolf, faltab

Un ejercicio veraniego de escritura del Club

Estoy descubriendo una forma bien fresquita de enfocar lo del bloqueo en este verano atroz, .En principio recelaba un poco, por tontos prejuicios - ya saben, yo soy yo y mis malditos prejuicios - pero resulta que funciona muy bien para lanzarse a escribir y sacar algunas ideas que puedan ser válidas a posteriori. La cosa básicamente es tomarse la escritura como una práctica, quitarle mucho hierro, como si se tratara de un deporte, y claro, hay que entrenar casi a diario. Los entrenamientos como los de cualquier deportista, son eso simples entrenos, no hay que pedirles peras al olmo. Si sale algo interesante, genial, si no siempre se habrá ejercitado la musculatura y se van llenando cuadernos y words. Bird by Bird, con mucho gozo y si es en buena compañía mejor. 


Hacemos periódicamente ejercicios en el Club de Mientras No Escribo tanto grupales (por zoom) como en solitario. Resulta muy divertido y a veces, surgen algunos brotes verdes. Y si no, no pasa nada, al día siguiente más. Una técnica que se utiliza mucho es la escritura cronometrada: con música, con consignas más o menos rebuscadas o ingeniosas, jugando con lo aleatorio, hay mil variables. Y entre esto y el taller de Emilio y Mariano Taborda paso unas tardes re lindas frente al ventilador.

Y como no hay nada mejor que un buen ejemplo, para ilustrar esto que os cuento os comparto uno de los ejercicios que hicimos el lunes, yo estaba en la piscina y lo teclee directamente en el móvil. Había bastantes erratas que he corregido y alguna coma que otra.

Vuelvo a repetir que NO son textos terminados, son simples ejercicios. Sin editar. Dicen los que saben de esto, que lo mejor es separar ambas fases: primero se crea, se disfruta, se juega y después, se deja pasar un tiempito y se edita lo que interesa, lo demás al cajón o a la papelera, según gustos. El editor y el niño jugón no se llevan bien si actúan a la vez. así que dejemos a la niña que todos llevamos dentro que se divierta, ya habrá tiempo para corregir y ponerse exquisito.

Las consignas son muy laxas, como nos suele decir Aniko, simples puntapiés para ponerse en acción. ahora que lo pienso, acción y disfrute serían las palabra clave de este juego.

Este fue el tercer ejercicio del encuentro, está sacado de El Gozo de Escribir de Natalie Goldberg. Algo así como una pequeña biblia para escritores noveles como bien dicen en la reseña que enlazo en el primer párrafo, además muy fácil de conseguir traducido al español, no como Bird by Bird que no soy capaz de encontrarlo en castellano y mi inglés no da para muchas alegrías. otra cosa que estoy descubriendo es que hay un millón de libros para aprender a escribir, lo que no deja de ser curioso si se piensa con calma. Debería haber también muchos libros para aprender a leer, a "leer bien" pienso yo, humildemente.

La propuesta, o lo que es lo mismo, la consigna es empezar un texto con la frase "En este momento estoy" o "en este momento soy" Se recomienda hacer con un temporizador (escritura cronometrada) pero yo lo hice sin él, por cosas de la vida y despistes varios. Ya digo que no es nada rígido esto. 




"En este momento estoy en la piscina.

FIN

¡Qué no! Que es broma, que estoy graciosillo hoy, como diría mi hermana. ¡Ay, mi hermana!, me quiere tanto y yo a ella más, sí yo más, yo siempre más, eso es seguro. Pero ella hoy no ha bajado a la piscina.

El verano es un poco caca, pero las cosas que molan, molan de verdad. Lo malo es que solo me queda el 10% de la batería del móvil. Decía que las cosas que molan, molan, en verano, bueno en invierno también. pero, esa piscina del pueblo, con su gente del pueblo, siempre la misma, los adolescentes fumando yerba en el césped y escuchando trap, el chiringuito. el café con hielo del chiringuito, la sombrita bajo los enormes chopos de la pradera de la piscina. 

Echarte unas risas... al final me sobra batería porque me atasqué.

Bueno, también molan las abreviaturas, como tb molan las conversaciones surrealistas en la terraza del chiringuito con el café con hielo refrescando los labios. las repeticiones y las listas. Tb, mola y mola lo que más, que en verano es el cumple de Zoe y organizamos... bueno lo organiza mi mujer, que ella otra cosa no, pero organizando es la reina. Prepara un cumple que lo flipas, viene mucha gente: la familia, amigos, los vecinos, muchas niñas y niños... Cuñados molestos, cuñados simpáticos...

Y que me dicen de las tormentas de verano y los helados de chocolate negro y nata.

Las noches de verano, las primeros cigarrillos compartidos con no más de quince años, sin tragarse el humo.

La primera vez, porque la primera vez siempre es en verano, ¿verdad?."


Comentarios

Entradas populares de este blog

El chico de las musarañas

El pasado mes de mayo se entregaron los Premios de la Federación Madrileña de Salud Mental  y adivinad quién fue uno de los finalistas de esta octava edición ... Si alguien quiere leer mi relato, porfa que lo diga en comentarios.

Una de podcasts chulos

Llevaba unos días sin dejarme caer por aquí, pero hoy que el día está frío y ventoso, me apetecía hablaros de un par, en el sentido más amplio de la palabra, de podcasts que me encantan. Imagino que algunos ya los conoceréis, pero igual os doy una idea para escuchar algo interesante mientras plancháis, recogéis los platos o os dais un paseíto. El primero es Participantes para un delirio de Coco Dávez , pintora y excelente comunicadora, vamos una joyita de persona. El rollo es un poco parecido a El sentido de la birra , de Ricardo Moya que seguro que tod@s conoceréis. De este no os voy a hablar demasiado pero si hay alguién que aún no lo conoce ya está corriendo:-) De este estilo me encanta, también, el de Roberto Mtz . Luego, ya más modestos, pero igualmente interesantes estarían,  Inculturetas del gran Adrián , los Amigos treintones de Gustavo Lara y su carnal Gil , Viviendo y creando nuevos horizontes y Entre libros, mate y café  en los que he tenido el honor y la suerte de po

Si te vas

Si te vas por la vereda de la puerta de atrás y  me gritas: So payaso,  no me lo creo… Te veo salir  me dejas paralizado, como en Stand by .