Ir al contenido principal

Beethoven

La penúltima consigna del Club

Llegaste un buen día, hace tantos años ya que no puedo recordar la fecha. Lo que iba a ser provisional, como tantas veces pasa, se convirtió en definitivo. Eras tan joven y bonito, poco más que un cachorro. Con ese pelo blanco tan abundante, tan suave. Tu blancura se iba tiñendo del color de la tierra de los caminos y arroyos del pueblo. Se te enredó tanto el pelo que parecías un rasta, un rastafari blanquito. Recuerdo que una señora del pueblo me regañaba: qué como te llevaba así, sin cepillar. Por aquella época ni siquiera yo me peinaba demasiado, todavía confiábamos en el viento.

Fuimos aprendiendo a manejar tu pelaje. Ya sabes, tuvimos que ponerlo en manos de una profesional estupenda que ya se jubiló, por cierto. Todos los meses te dejaba como un pincel, tan guapo. Un día llegó el otro, tú le mirabas con cierto recelo, hasta que un día le dijiste: ¿pero tú no venías a pasar unos días? 

Pero Caspi también se quedó. El pobre tenía un futuro bien incierto, cosa de los humanos que somos unos inconscientes. Desde entonces sois como hermanos, eso se piensa la gente cuando salimos de paseo. Parecidos y a la vez tan diferentes, casi opuestos, tanto que muchas veces pone a prueba tu paciencia. Él es un poco macarra, rápido y avispado y a la vez tan miedoso. Un pequeño salvaje. Tú en cambio siempre tan reflexivo, tan sabio, la calma hecha perro.


Después llegó la revolución, cuando apareció Zoe, tan chiquita. Otra humana, rompiendo el equilibrio entre bípedos y cuadrúpedos y puso todo patas arriba con su energía, su llanto y su risa. Era tan bonita. 

Y así, nos convertimos en familia “numerosa”, en verano íbamos a la playa y en invierno a la nieve. Los años han ido pasando tan deprisa entre paseos, siestas y algún que otro charco.
Ayer, cuando llegué a casa tras unos días fuera, te saludé con cariño y no pude evitar temblar. Son muchos años ya para un solo bichón. Te cuesta andar, prefieres estar tumbado, a veces te desorientas… Y no se puede hacer mucho, solo quererte, compañero, visitar a Patri, la veterinaria…
Me maravilla la dignidad con la que llevas tus múltiples achaques, sin lamentos. A veces te saco a la calle en brazos a hacer tus cosas y luego vienes andando tan despacio. La gente nos mira sorprendida. Ahora que todo el mundo tiene perros, me pregunto cuantos no acabaran en la protectora donde trabaja como voluntaria Elena. Tú que eres tan listo (y un poco místico, sospecho yo) observas con recelo como todas las parejas recién instaladas se agencian una “mascota” en cuanto firman el contrato de alquiler, como si todo viniera en el pack. Me dices que también hay humanos sensatos que nos tratan muy bien y no se cansan, que hay algunos que incluso nos humanizan demasiado. 
Yo no sé qué decirte, compañero. Los humanos somos unos bichos muy raros. Para nosotras Casper y tú sois parte de la familia, dos mamíferos más de la manada. 

Como dice Zoe, TE QUEREMOS TANTO QUE NO VEAS

 #nocompresadopta

Comentarios

Entradas populares de este blog

Instrucciones para sobrevivir...

Me paso por aquí para traeros una cosilla del mes pasado... Participo en un pequeño taller de escritura a través de Facebook, El Oficio de Escribir , menos de lo que me gustaría, la verdad, que organiza con mucha paciencia y buen hacer @elperrodelanoche , a través de un grupo privado. La primera consigna lanzada (indicaciones para hacer el ejercicio) fue: "El mejor ejemplo de este ejercicio lo pueden hallar en el libro Historias de cronopios y de famas , del gigante Julio Cortázar . Si googlean: Instrucciones de Cortázar, encontrarán casi todas. Instrucciones para dar cuerda a un reloj e Instrucciones para subir una escalera; son mis preferidas. La escritura de instrucciones exige absoluta precisión en la elección de palabras y un uso pulcro de redacción y sintaxis . Es difícil escribir instrucciones pero es un reto que ayuda enormemente a un escritor, pues nos exige una alta dosis de observación y concentración. Si ven las instrucciones que escribe Cortázar, encontrarán textos

Ejercicio de escritura creativa

Dejo por aquí mi resolución del penúltimo ejercicio juntaletras . Una excusa como otra cualquiera para mencionar a este grupito de amigos distribuidos a ambos lados del Atlántico que tenemos, entre muchas otras maravillosas cosas, la bonita costumbre de proponer ejercicios de escritura creativa.  ******************************  La consigna aparentemente era sencilla: Aprrrrrrrrrrrr! El EJERCICIO consiste en hacer UN MICROCUENTO en el que se utilicen esas tres palabras: Injusticia , equidad y ciclo (elegidas previamente al azar.) Debe tener una introducción, un nudo y un desenlace, como todo cuento, pero debe ser lo más corto y sintético posible. A lo largo de las próximas ~24~ 48 horas las que hagáis alguno lo compartís por aquí y así podremos leerlo todos. A disfruuuutar 😘   Jack y Marcel   Dados . Autor Nacho . Licencia . Flickr En la única mesa de una sombría taberna jugaban una partida de dados, Jack el Destripador, que estaba recientemente retirado y Marcel, un escritor de g

Mientras No Escribo

Voy paladeando esta etapa más sosegada para tratar de seguir aprendiendo, no se me ocurre nada mejor que hacer. Total que no me he podido resistir y además del taller del que os hablaba el otro día me he apuntado al Club de Escritura de Mientras No Escribo . Y sin salir de Valdetorres , ¿no es fantástico? Que no digo yo que un día no me importaría que alguien me invitase a cruzar el charco, yo sólo lo dejo caer.  Lo regentan  Nico y Aniko Villalba  con tino y profesionalidad. Se ve que les sobra tiempo y además de hacer mil cosas ahora les ha dado por esto y luego dicen que  procrastinan,  quien pudiera. Yo que cuando hago tres cosas a la vez entro en pánico. De la manga, decía, se han sacado esta bonita  comunidad  , un lugar para compartir experiencias. Como dice mi hermana Valle , esa hermana mayor que todo el mundo sueña con tener y yo tuve la suerte de que cuando nací, ella ya andaba por casa: Compartir es vivir . Y es que esto de escribir tiende a ser muy solitario y si no está