Ir al contenido principal

Pizarnik y la habitación propia

Pizarnik Los diarios de Alejandra Pizarnik son alucinantes, entre otras mil cuestiones nos muestran como una de las mentes más lucidas del siglo XX sufría entre fármacos y diagnosticos imprerfectos. Cristina Peña, una de sus biografas, afirma que:  "Pizarnik tomaba pastillas para todo, para dormir, para despertarse. A partir de cierto momento de su vida, ella es un coctel viviente y, evidentemente, hay un deterioro que se va profundizando." En 1959 la poeta argentina escribio en su diario: " recién termine de leer Un cuarto propio ( Una habitación propia , en la traducción castiza) de Virginia Woolf [...] VW es sencillamente adorable. Pero la siento un poco vieja, como del siglo pasado. Estuve pensando sobre las 500 libras al año y el cuarto propio. Yo tengo un cuarto propio, no tengo dificultades economicas apremiantes, gozo de libertad para ir a donde yo quiera. No obstante, soy el ser menos libre. " Y es que en la sencilla ecuación que planteaba la Woolf, faltab

La revolución, el llanto y la risa

Me paso por aquí feliz y contento, como niña con zapatos nuevos. Un regalo de por sí mola, pero si te lo hace un buen amigo que escribe como los ángeles, miel sobre hojuelas. 

Él es Fran Figuieralun joven y a la vez experimentado escritor gallego al que ahora le ha dado por estudiar psicología. Tiene publicado Escribir es infinito: (hasta cierto punto), que te lo puedes descargar por sólo 2,99 €.

La revolución, el llanto y la risa

Fran Figueiral


Zoe y la alegría. Fotografía de Adolfo Gasca.

La risa es revolucionaria y subversiva. Destruye lo solemne, le da la vuelta al disfraz de lo demasiado serio, mostrándonos sus costuras y nos muestra la absurdez misma de que alguien se tome algo tan demasiado en serio. La risa es desapasionadora y detectora de errores. 

Socialmente tiene, como poco, una función peculiar: la de decirle al que no está fluyendo natural que tiene alguna rigidez que le impide avanzar con los demás de la Tribu. Que no está siendo un animal en algún aspecto, sino un mecanismo rígido. Nos reímos del que se tropieza y se cae no por el daño que se hace, sino porque mientras no percibió el obstáculo por estar ensimismado rígidamente en algo - un pensamiento, un recuerdo, una distracción - mientras se está cayendo, aún se mantiene, rígidamente, en actitud de andar. No se adapta a la nueva naturaleza de las cosas con la sagacidad que se le presuponía al humano, sino que actúa como un mecanismo que camina y, a pesar de estar su cuerpo irremediablemente yéndose a la horizontalidad, él aún sigue caminando. La risa es implacable con la rigidez, y su ejercicio en comunidad nos enseña sobre nuestra naturaleza adaptativa. 

Podemos sustituir la rigidez psicomotriz con algún asunto psicológico. El resultado risible será el mismo. Ejemplo, las coletillas. Aquel sujeto que termina todas sus frases con la misma coletilla, incluso la llega a pronunciar fuera de contexto, de pura inercia. Es una rigidez psicológica que puede resultar graciosa, al poner de relieve que la persona se empeña en utilizar de forma mecánica las mismas palabras en lugar de construir un lenguaje fluido y adaptado al contexto que se le presupone a la naturaleza adaptativa y cambiante del animal humano que somos. 

La risa, además de detectora de errores para lo social, es desapasionadora. El acto de reírse de algo nos distancia emocionalmente de eso, lo objetiviza, lo intelectualiza. Nos regala la mirada desapegada de lo que atañe a la sensibilidad emocional. Y eso es muy necesario, especialmente para aquellos que, per se, ya tienen una sensibilidad bastante intensita. 

El llanto también es revolucionario, a su manera. Si en la risa nos desapasionamos a la vez que nos avisa de que nuestra naturaleza requiere cambio y movimiento; el llanto es la precipitación necesaria para aligerar una presión. Aquello que está demasiado lleno. Vamos acumulando experiencias con sus respectivas cargas emocionales y, según la importancia que hayan tenido y su influencia, las acumulamos más o menos. Hay estantes en la librería de la memoria demasiado llenos, especialmente los que guardan aquello que nunca contamos, pues al expresar nos vamos deshaciendo de grandes tomos y sintetizándolos en pequeños aforismos. Cuanto más nos contamos menos inefable es, más concreto, y va ocupando menos. 

Nos indica, el llanto, donde está lo que más pesa, y refuerza las baldas, y tira alguna hoja, pues el mismo hecho de atreverse a llorar es el atreverse a quitar algo de ese estante. Alivia sustancialmente la carga a la vez que nos enseña cuál es. Nos dice qué es lo que debemos transformar en conversación, en poema, en canción o en cuadro. 

Pero ojito, que lo que es virtud siempre puede ser mal utilizado como vicio. Uno puede reírse para anestesiarse emocionalmente demasiado, o puede ejercer el llanto para regocijarse en lo que le duele y autocompadecerse demasiado. 

Creo, y con esto acabo esta reflexión, que una buena forma de medir sí estamos usando estas cualidades naturales imprescindibles para la salud del alma de forma correcta es hacerlas en comunidad. La comunidad modula de forma natural estas conductas, si la compañía es buena, y se produce una especie de juego de tensiones que tiende al equilibrio. Una especie de termodinámica de lo emocional que nos mantiene en la virtud de la risa y del llanto. 

En soledad también es sano desenvolverse con ellas, en nuestro fuero interno, por supuesto; pero ojo avizor, que sin un otro que nos objetivice, uno tiende al vicio; o, al menos, eso le ocurre al que ha escrito este texto.

Anotación del autor: Aunque las sentencias del texto puedan hacer pensar que tengo alguna certeza sobre algo, no es así. El contenido del texto se debe leer con un profundo escepticismo y, si me apuras, desconfianza.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El chico de las musarañas

El pasado mes de mayo se entregaron los Premios de la Federación Madrileña de Salud Mental  y adivinad quién fue uno de los finalistas de esta octava edición ... Si alguien quiere leer mi relato, porfa que lo diga en comentarios.

Una de podcasts chulos

Llevaba unos días sin dejarme caer por aquí, pero hoy que el día está frío y ventoso, me apetecía hablaros de un par, en el sentido más amplio de la palabra, de podcasts que me encantan. Imagino que algunos ya los conoceréis, pero igual os doy una idea para escuchar algo interesante mientras plancháis, recogéis los platos o os dais un paseíto. El primero es Participantes para un delirio de Coco Dávez , pintora y excelente comunicadora, vamos una joyita de persona. El rollo es un poco parecido a El sentido de la birra , de Ricardo Moya que seguro que tod@s conoceréis. De este no os voy a hablar demasiado pero si hay alguién que aún no lo conoce ya está corriendo:-) De este estilo me encanta, también, el de Roberto Mtz . Luego, ya más modestos, pero igualmente interesantes estarían,  Inculturetas del gran Adrián , los Amigos treintones de Gustavo Lara y su carnal Gil , Viviendo y creando nuevos horizontes y Entre libros, mate y café  en los que he tenido el honor y la suerte de po

Si te vas

Si te vas por la vereda de la puerta de atrás y  me gritas: So payaso,  no me lo creo… Te veo salir  me dejas paralizado, como en Stand by .