Ir al contenido principal

Por lo laboral


Echando la vista atrás, Blogger para esto es una maravilla, me he topado con algo que escribí diez años y que tenía olvidado. En realidasd eran dos publicaciones de mi anterior blog, dos relatos con trasfondo similar. En aquella época trabajaba en Alcalá de Henares, como siempre, a la orilla de un río. Mi vida laboral se puede relatar sumando cauces fluviales, con sus crecidas y sus épocas de carestía. He pasado del río que nace en Sierra Ministra - el Henares - a se compañero de cuenca hidrográfica, al Guadalix, otro afluente, más modesto, del Jarama. Es curioso, existe una polémica con estas cosas, poco virulenta, la verdad.
Lo dicho, os traigo la primera entrada de la serie de dos publicaciones, mas que nada porque es la que más me gusta. La pongo,copi ando el html directamente, por lo que quedará idéntica a la de antaño.
Si algún día os aburrís mucho, en el lateral derecho o clicando en las tres rayas horizontales de la esquina superior derecha si entrais aquí desde un dispositivo móvil podéis entrar a mis dos antiguos blogs, llevo desde 2004 escribiendo tonterías.


    Escenas laborales

Por lo laboral (que diría Proteusa*, está si que sería una historia digna de contar, de recontar. Pero no es momento de abrir heridas)
Anochece. Sala comedor. Funcional, aséptica. Tres mesas blancas, sillas de plástico azules, al fondo encimera: microondas, cocinilla eléctrica, pila lavaplatos. Dos trabajadores del turno de tarde ataviados con la vestimenta proporcionada por la corporación almorzando sin prisas. Entra el jefe de mantenimiento.
Jefe de mantenimiento: Qué aproveche. (sin esperar respuesta prosigue acelerado) Chicos ya está operativo el tornillo de arquimedes nº2. No obstante, si no es necesario seguid funcionando con las bombas, por otra parte hemos arrancado el compresor nº2, vigilad la presión y ya operáis como sea necesario, eso es cosa vuestra.
Los empleados escuchan algo aturdidos tanta información tan inesperada.
Operario 1:Vale, no te preocupes... ¿Ya te marchas?
Jefe de mantenimiento: Sí.
Operario 1: A ver a tu niño...
Jefe de mantenimiento: Claro (sonrisa estúpida en la cara)
Operario 2: Para cuando llegues ya estará dormido (con sorna y cierto desinterés)
Jefe de mantenimiento: No (medio indignado)
Operario 1: Puedes pedir una reducción de jornada, ¿no?
Jefe de mantenimiento: Con el trabajo que tenemos es inviable. Si ya no damos a basto, como para andar con reducciones.
Operario 1: Pero tú mujer trabaja...
Jefe de mantenimiento: Bueno ( incómodo ante tanta alusión a su vida personal, bajando la voz) hemos contratado una chica... Venga hasta mañana.
Ambos trabajadores: Hasta mañana ( al unísono)


--------------------------------------


Una pequeña escena que puede hacer reflexionar sobre lo estúpido que puede llegar a ser esta sociedad en la que vivimos. Un padre primerizo con un bebe de tres meses, un hombretón que cuando le mencionan a su niño, se enternece ostensiblemente. Tiene interiorizado que la empresa le necesita full time, lo que debido a la carga de trabajo es cierto. Pero igual de cierto es que su vida familiar le reclama.
La sacrosanta productividad en lo alto de la pirámide, lo demás es secundario. Las grandes corporaciones contratan jefes intermedios jóvenes, treintañeros ayudados por algún becario a media jornada. Estos se convierten en delfines de los anteriores y si cumplen su trabajo eficientemente, sus jornadas se van alargando, no así su sueldo. Habitualmente consiguen su objetivo, acabar de jefecillos en otras estaciones menores de la corporación, siguiendo el proceso que terminará convirtiéndoles en unos "idiotas" estresados más.
Los trabajadores desmotivados (otro tipo de idiotas) observan el proceso como quien observa la metamorfosis de un insecto.

*Proteusa es la protagonista de Ese vago resplandor, de Emma Cohen. Por aquella época me lo estaba leyendo y me gustó mucho.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Instrucciones para sobrevivir...

Me paso por aquí para traeros una cosilla del mes pasado... Participo en un pequeño taller de escritura a través de Facebook, El Oficio de Escribir , menos de lo que me gustaría, la verdad, que organiza con mucha paciencia y buen hacer @elperrodelanoche , a través de un grupo privado. La primera consigna lanzada (indicaciones para hacer el ejercicio) fue: "El mejor ejemplo de este ejercicio lo pueden hallar en el libro Historias de cronopios y de famas , del gigante Julio Cortázar . Si googlean: Instrucciones de Cortázar, encontrarán casi todas. Instrucciones para dar cuerda a un reloj e Instrucciones para subir una escalera; son mis preferidas. La escritura de instrucciones exige absoluta precisión en la elección de palabras y un uso pulcro de redacción y sintaxis . Es difícil escribir instrucciones pero es un reto que ayuda enormemente a un escritor, pues nos exige una alta dosis de observación y concentración. Si ven las instrucciones que escribe Cortázar, encontrarán textos

Ejercicio de escritura creativa

Dejo por aquí mi resolución del penúltimo ejercicio juntaletras . Una excusa como otra cualquiera para mencionar a este grupito de amigos distribuidos a ambos lados del Atlántico que tenemos, entre muchas otras maravillosas cosas, la bonita costumbre de proponer ejercicios de escritura creativa.  ******************************  La consigna aparentemente era sencilla: Aprrrrrrrrrrrr! El EJERCICIO consiste en hacer UN MICROCUENTO en el que se utilicen esas tres palabras: Injusticia , equidad y ciclo (elegidas previamente al azar.) Debe tener una introducción, un nudo y un desenlace, como todo cuento, pero debe ser lo más corto y sintético posible. A lo largo de las próximas ~24~ 48 horas las que hagáis alguno lo compartís por aquí y así podremos leerlo todos. A disfruuuutar 😘   Jack y Marcel   Dados . Autor Nacho . Licencia . Flickr En la única mesa de una sombría taberna jugaban una partida de dados, Jack el Destripador, que estaba recientemente retirado y Marcel, un escritor de g

Mientras No Escribo

Voy paladeando esta etapa más sosegada para tratar de seguir aprendiendo, no se me ocurre nada mejor que hacer. Total que no me he podido resistir y además del taller del que os hablaba el otro día me he apuntado al Club de Escritura de Mientras No Escribo . Y sin salir de Valdetorres , ¿no es fantástico? Que no digo yo que un día no me importaría que alguien me invitase a cruzar el charco, yo sólo lo dejo caer.  Lo regentan  Nico y Aniko Villalba  con tino y profesionalidad. Se ve que les sobra tiempo y además de hacer mil cosas ahora les ha dado por esto y luego dicen que  procrastinan,  quien pudiera. Yo que cuando hago tres cosas a la vez entro en pánico. De la manga, decía, se han sacado esta bonita  comunidad  , un lugar para compartir experiencias. Como dice mi hermana Valle , esa hermana mayor que todo el mundo sueña con tener y yo tuve la suerte de que cuando nací, ella ya andaba por casa: Compartir es vivir . Y es que esto de escribir tiende a ser muy solitario y si no está