Ir al contenido principal

Pizarnik y la habitación propia

Pizarnik Los diarios de Alejandra Pizarnik son alucinantes, entre otras mil cuestiones nos muestran como una de las mentes más lucidas del siglo XX sufría entre fármacos y diagnosticos imprerfectos. Cristina Peña, una de sus biografas, afirma que:  "Pizarnik tomaba pastillas para todo, para dormir, para despertarse. A partir de cierto momento de su vida, ella es un coctel viviente y, evidentemente, hay un deterioro que se va profundizando." En 1959 la poeta argentina escribio en su diario: " recién termine de leer Un cuarto propio ( Una habitación propia , en la traducción castiza) de Virginia Woolf [...] VW es sencillamente adorable. Pero la siento un poco vieja, como del siglo pasado. Estuve pensando sobre las 500 libras al año y el cuarto propio. Yo tengo un cuarto propio, no tengo dificultades economicas apremiantes, gozo de libertad para ir a donde yo quiera. No obstante, soy el ser menos libre. " Y es que en la sencilla ecuación que planteaba la Woolf, faltab

Basureta


Imitar el producto terminado es un error, lo aprendí anteayer, ahora que la vida fluye pongo menos comas y esto es un punto y aparte. Rimo, o lo intento, y volteo la cabeza, creo ver su recia figura, Javier Ibarra me toca el hombro y dice:
    
    —Persigue tu sueño, no seas flojo. Quisiera que mi voz fuera tan fuerte que a veces retumbará en la montaña... 
    —¿!Como!?
    —Tonterías, no digo más que tonterías, ni caso. Mira dentro de ti y... ama, ama y ensancha el alma.

En La Resistencia me sorprendió. Es un tipo normal, no le reconocía, no era Kase O, era Javier Ibarra Ramos, como dice la Wikipedia, un tipo de mi generación con algo de acento maño. Meses después se pasó por El Sentido de la Birra y se cascó unos cuantos Ballantines con Coca-Cola (o algo similar.) Busque en Spotify y encontré sus divertimentos que saltaron a mi playlist del tirón. Comprobé que a los raperos, a los buenos raperos, les tira el ego trip, pero resulta que son personas normales, incluso vulgares cuando se bajan del escenario, tanto que hasta se deprimen o rezan. Todos tenemos miserias y algunas grandezas, como él que se atreve a cantar en Mazas y Catapultas con Rozalén. A cantar bien digo, porque ahí no rapea y no pierde el flow que parece que estas escuchando otra cosa, como bien dice Ricardo en lo de la birra.

En Basureta transita el abismo con elegancia, y no es algo sencillo, que atravesó cuando ya era el rey del rap. Busco en la letra algún fragmento que cortar y pegar y es tan difícil escoger.

"Si tan sólo hubiera tenido la oportunidad se habría ido
Pero se quedó a mi lado, no lo olvido
Yo deliraba deprimido todo el día
Y aun así ella me miraba con todo el amor que podía..."
Basureta. Kase O


Mientras tecleo suena Castillos de Clicks y me siento agradecido, como Ibarra cuando se abre como una flor. Es lo mejor y lo peor que tenemos. Mazas y catapultas.

Hay rimas que duelen, 
que cortan como cristales,
Hay canciones que mienten
que duermen en hospitales.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El chico de las musarañas

El pasado mes de mayo se entregaron los Premios de la Federación Madrileña de Salud Mental  y adivinad quién fue uno de los finalistas de esta octava edición ... Si alguien quiere leer mi relato, porfa que lo diga en comentarios.

Una de podcasts chulos

Llevaba unos días sin dejarme caer por aquí, pero hoy que el día está frío y ventoso, me apetecía hablaros de un par, en el sentido más amplio de la palabra, de podcasts que me encantan. Imagino que algunos ya los conoceréis, pero igual os doy una idea para escuchar algo interesante mientras plancháis, recogéis los platos o os dais un paseíto. El primero es Participantes para un delirio de Coco Dávez , pintora y excelente comunicadora, vamos una joyita de persona. El rollo es un poco parecido a El sentido de la birra , de Ricardo Moya que seguro que tod@s conoceréis. De este no os voy a hablar demasiado pero si hay alguién que aún no lo conoce ya está corriendo:-) De este estilo me encanta, también, el de Roberto Mtz . Luego, ya más modestos, pero igualmente interesantes estarían,  Inculturetas del gran Adrián , los Amigos treintones de Gustavo Lara y su carnal Gil , Viviendo y creando nuevos horizontes y Entre libros, mate y café  en los que he tenido el honor y la suerte de po

Si te vas

Si te vas por la vereda de la puerta de atrás y  me gritas: So payaso,  no me lo creo… Te veo salir  me dejas paralizado, como en Stand by .