Ir al contenido principal

Muñeca de trapo

Si lo flipas con Nacho Vegas , Corcobado  y  Carlos Ann , no puedes dejar de leer a Muñeca de Trapo  a.k.a Vicente Marqués, el que fuera alma de los míticos del hardcore madrileño, Menos que nada. Una delicia un tanto oscura ;-)

Basureta


Imitar el producto terminado es un error, lo aprendí anteayer, ahora que la vida fluye pongo menos comas y esto es un punto y aparte. Rimo, o lo intento, y volteo la cabeza, creo ver su recia figura, Javier Ibarra me toca el hombro y dice:
    
    —Persigue tu sueño, no seas flojo. Quisiera que mi voz fuera tan fuerte que a veces retumbará en la montaña... 
    —¿!Como!?
    —Tonterías, no digo más que tonterías, ni caso. Mira dentro de ti y... ama, ama y ensancha el alma.

En La Resistencia me sorprendió. Es un tipo normal, no le reconocía, no era Kase O, era Javier Ibarra Ramos, como dice la Wikipedia, un tipo de mi generación con algo de acento maño. Meses después se pasó por El Sentido de la Birra y se cascó unos cuantos Ballantines con Coca-Cola (o algo similar.) Busque en Spotify y encontré sus divertimentos que saltaron a mi playlist del tirón. Comprobé que a los raperos, a los buenos raperos, les tira el ego trip, pero resulta que son personas normales, incluso vulgares cuando se bajan del escenario, tanto que hasta se deprimen o rezan. Todos tenemos miserias y algunas grandezas, como él que se atreve a cantar en Mazas y Catapultas con Rozalén. A cantar bien digo, porque ahí no rapea y no pierde el flow que parece que estas escuchando otra cosa, como bien dice Ricardo en lo de la birra.

En Basureta transita el abismo con elegancia, y no es algo sencillo, que atravesó cuando ya era el rey del rap. Busco en la letra algún fragmento que cortar y pegar y es tan difícil escoger.

"Si tan sólo hubiera tenido la oportunidad se habría ido
Pero se quedó a mi lado, no lo olvido
Yo deliraba deprimido todo el día
Y aun así ella me miraba con todo el amor que podía..."
Basureta. Kase O


Mientras tecleo suena Castillos de Clicks y me siento agradecido, como Ibarra cuando se abre como una flor. Es lo mejor y lo peor que tenemos. Mazas y catapultas.

Hay rimas que duelen, 
que cortan como cristales,
Hay canciones que mienten
que duermen en hospitales.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El chico de las musarañas

El pasado mes de mayo se entregaron los Premios de la Federación Madrileña de Salud Mental  y adivinad quién fue uno de los finalistas de esta octava edición ... Si alguien quiere leer mi relato, porfa que lo diga en comentarios.

Charlando con Sergio Arias

Hoy estamos de enhorabuena, tenemos un invitado de lujo en el blog. Después de diversos problemas técnicos, la idea del podcast tendrá que esperar algun tiempo, nos q uedamos tan agustito  aquí, en la comodidad de la letra impresa, siempre tan acogedora. La entrevista la hemos tenido que hacer por mail, pero previamente  tuvimos una larga conversación que ha servido para conocernos mejor. Ambos hemos participado en  Reveladores , el podcast de la Editorial Revelación , donde ambos hemos publicado . Sin más preámbulos, mejor que te presentes tu mismo. Hola a todos, mi nombre es Sergio Arias, tengo 27 años, soy de Colombia , me desempeño en la labor de docente , además estudio filosofía . Soy autor de la obra El diario secreto de Silvestre Blond , con el cual he querido jugar con el miedo que puede ocasionar pequeñas cosas como un cuadro, un libro, una caja de música, etc. Mi intención no es asustar (guiño) sino hacer que la mente vuele y cuestionarnos de las cosas extrañas a nuestro alr

Solid State Drive (SSD)

Un laptop lento, como un león dormido, como una tortuga, tan ineficaz. Respira lento. A trompicones. Como si tuviera bronquiolitis. Como una morsa con sinusitis. El café ya ha subido, vuelvo con las galletas en la mano y nada, que no se abre el maldito documento en el Word. "Eso es la tarjeta SSD " me dijo ayer Pedro. Qué maravilla tener un amigo que entiende de estas cosas. A mi todo esto me suena a chino, a chino mandarín . Dicen que lo barato sale caro y que lo caro a veces resulta, como decirlo, excesivo. También dicen, la gente dice muchas cosas, valga la buscada redundancia, que hace muchos años, a un escritor latinoamericano que había ganado un premio prestigioso le preguntaron que cómo se sentía:  "Estoy agradecido y ciertamente emocionado. Es una maravilla que hayan pensado en mi, pero si miro la lista de los premiados en anteriores ediciones, siento vértigo, y no, no es falsa modestia, tan solo es que tanto dinero me desajusta el presupuesto. Imaginense, yo